domingo, 10 de junio de 2018

JAVIER SIERRA, PREMIO PLANETA


JAVIER SIERRA-FÉLIX LINARES
Hijo predilecto Teruel, hace 46 años nació. Se han hecho 244 ediciones en 44 países. En EE.UU. es top ten. Empezó en el 95 a publicar. Javier es periodista. Hay que hacer de todo en esta profesión; radio, tv, en prensa. Ha creado revistas, año 0. Ha colaborado con otros programas, proyectos. Seguro que se le olvidaría los sitios donde ha trabajado. El último libro ha ganado el planeta, el más importante en las estanterías. 

 


Es un premio muy deseado. El que lo desea no sabe lo que desea. Es un premio exigente. La cuantía económica santifica al editor, es un anticipo de una espera editorial. Hay tantos años de premio que te fuerza a un continuo viaje de promoción y encuentros con lectores, a veces se hace surrealista. Estuvo con Bilbao en noviembre con el premio, pero ha estado con 40 ciudades de 40 países en seis meses. A los que nos gusta contar historias nos gusta compartirlas encontrándonos con los lectores


Se metió de periodista, le parecía interesante, luego se desengañó un poco. Tiene esa vocación desde siempre. En 80 viaja a los Barcelona. Sus padres eran funcionarios en Teruel, la capital de provincias más pequeña del país y preparan con sus hijos de 9 y 7 año ir a Barcelona. Era una expedición. Paseando por el barrio de Gracia encontraron un bazar de la época con chismes electrónicos de todas partes traídas. Le gustó un radiocasete de Sanyo con un micrófono, era mono y no estéreo que hubiera sido la bomba. Se encaprichó y se lo compró el padre hasta que se cayó a cachos. Metía música interrumpiéndola fingiendo que hacia un programa de radio. Con 12 años entró en el primer estudio de radio. A su colegio le invitaron al programa de radio peques super pop. Ese sábado esperaban que dedicara el disco a sus padres y amigos, pero contó una historia del triángulo de las Bermudas que le inquietaba entonces. Se quedó la locutora extrañada y le invitó al sábado siguiente a seguir contando la historia que es larga. La volvió a invitar. Y le dijo; ¿por qué no llevas tu el programa? De los 12 a 15 le dejó dirigiendo el programa. 

 
Años más tarde hizo el bachillerato y el COU y tenía que marcar tres carreras para la universidad por si la nota no llegaba y solo quería hacer periodismo y lo marcó tres veces. Todo por un radiocasete. Félix Linares trabajaba en radio popular y mandó poner un piloto al radiocasete que no servía para nada, para que no le dijeran; anda, un radiocasete como el mido.
Su afición por los fenómenos paranormales, lo raro, le venía de antes. La culpa la tenía un señor calvo con ojeras, Jaime Jiménez del oso. Empezó en el 74 en la tv porque Chicho Ibáñez Serrador lo contrató y en el 76 dirigía el programa más allá. Era en blanco y negro. Él tenía 5 años y no lo veía. El llevaba el huf, la dos, la puerta del misterio, en el 79. Y se enganchó. Los años 70 proliferaron en informaciones de ovnis. Se ponía el proyecto ufo ovni. Era la reconstrucción de algunos casos investigados por las fuerzas áreas de EE. UU. Empezaba por la frase; esta es la rueda que vio Ezequiel, parecida a los platillos volantes. Leyó en la biblia de su madre el capítulo de Ezequiel y este santo vio en el año 500 a c un avión raro. Le hacía preguntas al catequista. Ha hecho una serie para movistar visión y en ella Javierito Sierra le pregunta al catequista; ¿crees que era un ovni de verdad? El cura le pegó. 

 

Javier Sierra escribe Roswell secreto de estado inspirado en lo que pasó en el 47. En Bilbao la Gaceta del norte publicaba reportajes de juan José Benítez en los 70 y 80. Había leído mucho del tema. En nuevo México se había estallado un ovni cuando se ensayaban las bombas. Pensaba que eso era el caso, la naturaleza del misterio. En el 91 se las ingenió para que una revisita le llevara a Arizona y nuevo México a hacer unos reportajes. Aún estaba haciendo la carrera. Y se fue a Roswell, fin del mundo, para entrevistar a antiguos testigos que quedaron vivos, encontró abuelos y militares que se habían quedado y redactaron informes de los años 20. Llegó un chaval de España con cara de monaguillo en el 91 y el cuentan cosas. Se hizo una filmación, un fraude, del caso este y se estrenó expediente x. Tenía un material valioso de primer plano e importante. No había internet.  Hizo un libro reportaje que se convirtió en éxito, el libro se sigue reditando. 

 
Hace una peregrinación con Jesús callejo en encontrar la España mágica, como juan García Atienza o Sánchez drago. Hace 40 años publica Dragó Gargolis y Habidis, se celebra la efeméride ahora, recibe un premio planeta con un libro casi antropológico, marca mucho una época. Atienza hace sus guías de la España mágica. Y después de Roswell secretos de estado quedaron contentos y le piden otro proyecto. Se les ocurrió hacer un libro de esa naturaleza. Fueron a Bilbao a investigar Jesús Calleja y él. Estuvieron en el monte Ube porque había apariciones y la vidente Felice Sistiaga lo llevaba todo. Recogieron información de toda España. Querían hacer un libro que hablaran de tradiciones historias conectadas con apariciones en el cielo, barriendo para su negociado. El escudo de Teruel tiene un ovni el escudo tradicional Es un toro con una estrella, que remite a 1171, casi todos los escudos de España surgen en época medieval (navas de Tolosa, reconquistas) por eso hay vírgenes luces cosas raras, símbolos para recristianizar la península. Alfonso II de Aragón cercaba Teruel y en el proceso de sitio ven lo que creen es una señal divina de apoyo a los cristianos, un toro que camina por la noche sobre el filo de la muela de la montaña y una estrella que se desplaza por encima del toro. O era la estrella de Belén o el mete-osar, pero faltaba un poco para este último. Lo usaron como blasón y en 1177 Alfonso VIII cerca la ciudad de Cuenca y aparecen esas luces y consagra Cuenca a nuestra señora de la luz con una estrella en el escudo. Hay estrellas que obedecen a apariciones luminarias.
 

Escribe la dama azul, en busca de la edad de oro, las puertas templarías. En el 97 con la dama azul viene a Bilbao, hace 20 años. Se enredó en el 91 al 97 con esta historia, una monja de clausura de Felipe 4 y Velázquez a la que le encargan el tema de Roswell sin salir del convento. María Artola era el postulador de la causa de santificación de la monja de Águeda y tenía un archivo en los maristas. En Bilbao, que nos creemos tan racionalistas, igual tenemos una historia oculta

 
Egipto fascina, no se sabe mucho y eso permite la imaginación.  Todas las historias estaban en ese niño, incluso la del Planeta. En el 81 ese niño cogió el hábito de ir al quiosco a gastarse la paga en revistas, y libros de fascículos. Salvat hizo una colección de grandes civilizaciones y el primer fascículo, el más barato, lo dedicaban a Egipto con la máscara de Tutankamón en la portada. Eso le impactó. Tenía tebeos, pero no libros de Egipto. Iba a la biblioteca. Con 12 años leyó dioses tumbas y sabios. Y hay un capítulo de la tumba de Tutankamón, un día de noviembre de 1892, cuando el que lo descubrió se lleva al financiero que le paga al hoyo del valle de los reyes para picar en la pared acceso a la tumba. Lee la frase de Howard Carter, acercando una vela y picando la pared. Le respondió; veo cosas maravillosas. Eso cobró vida en su imaginación y nunca se fue. Fue cosa de tiempo ir a Egipto para bebérselo. En agosto del 95 hacia un calor de espanto. El país le impresiona. En septiembre vuelve y en enero. Lo frecuenta aquejado del mal síndrome de Sthendal, la Egipto manía estaba ya en sus venas. Empieza a tener amigos egipcios y a visitar de madrugada las pirámides, la meseta de Gizep, al amanecer. Le cuentan la historia de que Napoleón que en agosto de 1899 se metió dentro de las pirámides. La novela El sueño egipcio de Napoleón, surgió así. Vivió la noche en la pirámide, salió perturbado y contestó a sus soldados sobre lo que había visto; aunque os lo contara no os lo ibais a creer. No lo cuenta en sus cartas ni cuando dicta su vida en santa Elena, así que a Sierra le dejó solo la alternativa de pasar la noche en la gran pirámide a solas. Y de esa experiencia hace la novela años más tarde. Sus novelas son éxitos en los aficionados al tema, 

 
En 2004 crea un éxito nacional e internacional, la cena secreta. Habla de la última cena de Leonardo Da Vinci. La mujer le atempera porque se obsesiona con los temas que embarca y le ruega que no se obsesione con temas muy lejos de casa. La última cena de Da Vinci es una obra de gran tamaño y calidad, en 1497 lo pinta en el convento de santa María delle Grazie en Milán. Iba a ser el mausoleo de Ludovico el moro. Había que decorarlo con magnificencia para el comedor de los frailes para su responso. Iba a Milán Sierra para visitar la biblioteca, entrevistarse con los conservadores, recoger información con vistas a una novela. La acaba en 2003. El proceso de edición de una novela es largo desde que lo entregas pueden tardar un año en publicarla. Se publica en ese ínterin el código da Vinci en EE. UU. y recibe un ejemplar en ingles su editor por si quería publicarlo. Le pasa la novela este editor a Sierra para que le dé la opinión de la novela. Ve que es muy diferente a la suya, Dan Brown hace una intriga policiaca con Leonardo de fondo. Le dice al editor, esto no le compres ni lo publiques. No lo publicó ninguna gran editorial en España sino Umbriel, una pequeña, que lo lanza con un éxito apabullante. No se había traducido cuando su editor le sugiere que lo presenta el premio Torre Vieja de Novela y quedó finalista. Para su sorpresa quedó finalista. Ganó la Eternidad del instante de Zoé Valdés sobre los chinos. Por la expectación que había traído en España el código Da Vinci tuvo éxito. Y un equivalente a Planeta en España, una editorial de EE. UU, pidió los derechos para publicarlo y se convierte en un éxito y entra en el top ten de listas más vendidas, sobre todo en las del New York times de referencia. Cuando eso ocurre no es consciente de lo que eso significa. Le dicen; señor Sierra, su libro ha entrado en la lista. Pensaba en la lista del cultural. Alli lo tabulan todo. Es el primer español que ha entrado desde el 44 que se funda. El único que pudo optar fue Blasco Ibáñez, pero cuando en 1944 publica los 4 jinetes del apocalipsis no existía la lista. Sigue siendo el único. Es un tema complejo. EE. UU. es el libro que más libros produce, no muy lejos está España porque publica mucho. El equilibrio entre libros escritos en España y libros traducidos es muy dispar. Los autóctonos son el 70% y el 30% son de fuera. En EE.UU. la proporción es el 97% autóctonos, y solo el 3% son traducciones de todos los libros del planeta. Que lleguen libros de otros países es casi imposible. Javier se coló alli
 

Llama a sus libros novelas. El código da Vinci es novela, pero lo suyos son de investigación, aunque invente algo como en el de Napoleón. Estan más cerca del ensayo histórico. La culpa la tiene pasar por esos años de periodismo. Le gusta documentarse. Cuando construye relatos y escenarios busca referencias bibliográficas y sus personajes principales tienen reflejo en algo que existió. El mérito o peculiaridad de su literatura es que se enfrenta a un enigma, lo documenta hasta donde puede documentarse y cuando se asoma al enigma usa la imaginación para resolver el enigma y darle una solución. El lector se queda con una sensación importante de haber aprendido cosas y que se ha asomado al abismo y que lo que le he propuesto como posibilidad es verosímil, está razonado. Desde su primera novela, la dama azul, las llama novelas de investigación. Son libros de auto ficción porque el protagonista es él, salvo en el Planeta Bebe de su experiencia y de la memoria que construye la literatura. En el maestro del Prado si hay mucha auto ficción, hay referencias bibliográficas, un Sierra de 19 años que acaba de llegar a Madrid y se enfrenta a los cuadros viéndolos con otros ojos. Eso pasó, hay detalles que extiende e inventa. En la dama azul el protagonista es un periodista Carlos Alber que es un alter ego suyo que va investigando de la monja. La de Napoleón es novela histórica, el protagonista es el general y lo que le pasa en la cámara del rey se parece a lo que le pasó a él, traspasa recuerdos de lo que le pasó es anoche al general. Javier sierra es mucho más alto que Napoleón. 

 
Ha creado libros añadidos de sus libros, la guía secreta del Prado, por qué escribí la cena secreta y el libro de claves del ángel secreto. Aparece la novela importante con un cuadernito con estampas de los escenarios de la novela o unas postales, algún regalo que te hacen y empaquetan. Lo promueven los editores y Planeta lo hace. Sale alli el periodista que Sierra lleva dentro de nuevo. Le da pena que desperdicien papel. Tenía horror vacui y cada papel tenía que tener información. Vaya manera de desperdiciar un elemento. Habló con Planeta para que le preguntaran antes de publicar eso, porque siempre tiene extras, siempre va con un cuaderno de notas apuntando cosas. Pone entradas a sitios o tarjetas de embarque. Con este segundo relato explica cómo hizo el libro, fuentes documentales o referencias bibliográficas para que se expanda el conocimiento del tema. Que el valor añadido lo sea de verdad. De ahí surgen esos libritos que acompañan a las ediciones


El fuego invisible Premio Planeta es una novela con todas las de la ley. No se parece el protagonista a él. es más joven que él. no tiene que ver con sus padres ni ha dado clase en el Trinity College de Londres. Se mete por probar algo que no había probado. Las puertas templarías, la dama azul…tenían como referencia un enigma tangible, aspectos de historia tangibles para el lector, ver pirámides, cuadros del prado… querría enfrentarse a un enigma filosófico que son los grandes enigmas. La curiosidad humana, el ansia de conocimiento, viene de tres preguntas ¿quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos? que no se han resuelto. Se pueden formular de muchas formas, disfrazar detrás de otros interrogantes. El interrogante que formula es de dónde vienen las ideas, cuál es el origen de la creatividad. Tiene que ver con quiénes somos. Algo nos pasó en el paleolítico cuando pintan monigotes en las cuevas, el descubrimiento del fuego, la tradición oral entorno al fuego donde contaban las primeras historias. Podemos descender, bajar ideas, asentar ideas, permítanme el término. Trasmitimos ideas por inventar con algo espectacular que usamos todos los dias y no damos valor que es la palabra. A través de ellas abstraemos grandes ideas y las compartimos. Son invenciones, convenciones, y a él por ejemplo le atraía la palabra grial. 

 
Había leído el libro de Ezequiel, no los evangelios como dios manda, mateo lucas o marcos hablando de última cena, juan pasa casi desapercibido. Todos dicen que en la última cena Jesús tomó un cáliz o vaso para consagrar el vino. Habla de un objeto común. No dicen; tomó el grial. Hay que esperar mil años para que aparezca ese término. En 1180 el trovador de Troyes inventa la palabra grial y lo asocia a un cuenco que lleva una señora de la que salen rayos luminosos que ve esa señora, relacionado con el ciclo artúrico. Es ese salto de lo que creemos que es el grial y el grial de verdad. Piensa en esa palabra inventada y la carga semántica que le hemos otorgado. Se distancia de la visión mítica del grial, la que tenemos en la cabeza, indiana jones y última cruzada, los hijos del grial de Peter Berling, la copa de Jesús en la última cena, los templarios. ¿qué es el grial de verdad? Es un concepto. Lo han buscado los imaginarios o no caballeros de la mesa redonda o Hitler en Montserrald. Los nazis estaban obsesionados con elementos cristianos desde la danza hasta esto. Lo ha buscado esperando encontrarlo. Se llevaba a sus hijos pequeños a buscarlos, a iglesias románicas de Cuenca dónde lo podían haber escondido en el siglo XIII y los hijos con 7 años no querían ver tanta iglesia y capilla. ¿Qué estamos buscando? Le interesa la visión del niño, es refrescante. Recorrió la parte nazi, que no ha metido en la novela, para que no se pareciera a indiana jones. Se encontró con buscadores momentáneos del grial. Unamuno, esto va a sorprender, en 1918 hizo viaje a san Juan de la peña y tuvo una revelación mística cuando le dijeron que estaba alli escondido el grial y hace un artículo en el Sol sobre eso. Se topa con coincidencias literarias. Tuvo un devaneo místico. 

 
Luego revisara las notas porque cuando escribe está embebido en la invención de la novela. Es más literaria que otros textos. Su método de trabajo era buscar el grial. Tenía sus fotos, mapas, referencias, lo que necesita para escribir, no hay diferencia del estilo, pero hay un juego suyo como creador que no traslada en las páginas. Habla mucho de Valle Inclán y como buscaba la musa, la creatividad. Y juega a eso en el trascurso de la novela. El público ha de leer la novela, no van a rebelar nada. A veces el público pregunta cosas más interesantes que el presentador. 

 
El 15 de octubre se falla el Planeta. El 1 octubre fue la declaración de independencia. Había 2200 invitados, una sala con 200 periodistas y pensaba que le iban a preguntar por la novela. La primera pregunta fue qué opina del procés. Es periodista y sabía que cualquier cosa que contara sería una metedura de pata. Hace años en el escorial estuvo en una rueda prensa de Alicia Alonso, diva del ballet nacional de Cuba, una señora mayor que daba cursos de la Complutense en el escorial. ¿Qué opina de la situación política de Cuba? El día que el comandante hable del lago de los cisnes yo hablaré de la situación de Cuba. Parafraseándola dijo; el día que Puigdemont y Rajoy se sienten a hablar del fuego invisible yo hablaré del procés. 

 

Ha tenido aventuras televisivas con Iker Jiménez. ¿cómo ha sido esa convivencia? Se conocen desde los años 90. Siempre intenta hacer cosas en radio. Colabora en v y en periódicos de tarde en tarde. Esos canales son literatura, vehículos para contar una historia. no es contar noticias, vulgarizándolo, porque una noticia es una historia pobremente contada. Estuvo trabajando muchos meses al terminar la serie Planeta en una serie en Movistart otros mundos que en 6 capítulos reconstruye historia de un niño en Teruel que se hace preguntas y el adulto se las intenta responder. Se recrea la vida del niño. Es usar los mecanismos de la ficción de la tele para contar algo que es verdad. Formó parte del inicio de la revista Año 0. Ahora tiene una columna y publica alguna cosa, más de opinión. No le da la vida con tanto viaje. No le viene nadie a decir en mi pueblo cayó un ovni. Tiene un capítulo dedicado a Antonio Muñoz, coronel de los años 60 que el ministerio del aire le hace investigar ovnis, sobrevivió a un accidente de avión en el desierto. Y reconstruye esa peripecia. Pide permisos, necesitaba las fragatas de la marina, para el rodaje. En la biblioteca tienes varios informes, le decían. Hay mucha información que surge cuando hablas con sinceridad de estas cosas. 
 

Le van a dar mañana el premio Atea Kutza, a él en castellano y a Karmele Jaio en eusquera. Son premios humildes pero cariñosos, reconocimiento que procede de donde reciben de verdad las historias, a través de las manos de los libreros llegan a los lectores. No viene de la parte alta de la pirámide, del editor, sino de los libreros y lectores que disfrutan las historias. Es entrañable, este reconocimiento bonito. Acaba de aterrizar en Bilbao. Esta mañana estaba en Las Palmas de Gran Canaria. 
Le piden contar algún trayecto literario. No sabe si acabará la gira o acabará él, pero si sobrevive a esta situación tiene en perspectiva continuar el estudiante del Prado. Para 2019 quiere armar la segunda temporada de la serie del niño. Tiene varias propuestas sobre la mesa para la adaptación cinematográfica o serie del fuego invisible. Tiene una idea que choca a los editores, la atmosfera de alrededor debe dar contenido expandido a la serie. Le gustaría estar en su casa, dormir en su cama, aburrirse, no tener agenda y pensar en lo siguiente. Se recupera pronto, es muy inquieto, pero necesita descansar en junio julio, un mes de vacaciones, como todo el mundo. Para ir a Egipto. 

 
Le conocen como periodista que cuenta cosas interesantes en la tele. Cuenta como hizo la dama azul, la monja en Águeda. Los padres de una persona entre el público viven a 50 metros de los pasionistas de Deusto. Le ha seguido por televisión su retrasmitiendo en directo desde Turquía, desde el monte Aranat en tienda de campaña. En el programa de Iker Jiménez a la noche, con esa tormenta él iba narrando de madrugada. Ahora que estamos rodeados de cámaras y tecnologías que todo detectan, ¿dónde estan los ovnis? Hay filmaciones, grabaciones, aparecen. El problema no es la tecnología sino el uso que le damos. Con cualquier filtro creas una nave nodriza sobrevolando el teatro Arriaga. La realidad virtual, la post verdad, ¿Dónde está la verdad? La historia del fenómeno ovni tiene momentos pico o valle, estamos en un momento que no hay grandes historias, ya le gustaría a él, recurre a historias antiguas. Para la serie Otros mundos recurre al caso del 21 agosto del 55 en una granja en un pueblo pequeño, una especie de condado de Trevillo de Manhattan. Una familia de 11 miembros, tres niños y los demás adultos, ven desde el fondo del barco cómo se acercaban criaturas de ojos rojos y piel verde. Eran de Kentucky y les dispararon con rifles a esas criaturas. Agujerearon techos paredes, fue un tiroteo en toda regla. A las 3 de la mañana abandonan la cabaña y montan en furgonetas y van donde el sheriff en estado de pánico y el sheriff llama a la guardia nacional y se presenta el séptimo de caballería a ver qué había pasado. Ven la cabaña agujerada y les dicen a las 5 de la mañana que al día siguiente harán un atestado. Cuando van a dormirse aparece otra criatura hasta el amanecer. De niño bajas las persianas de la habitación porque historias así te impactan y lo quería grabar para televisión. Casualidades cósmicas que tanto le gustan. El 29 de agosto del 2017 hubo un eclipse total en EE.UU. que lo atravesó el continente de lado a lado.  La Nasa emite un comunicado, el lugar más visible el eclipse va a ser alli. Moviliza todo para ir alli y se encuentra con que han montado los paisanos el festival de los pequeños hombres verdes, pensando que van a volver con el eclipse. Estuvo con los descendientes de la familia de esa cabaña. Y lo recrea fílmicamente para televisión que da mucho juego. Esos casos del año 45 no se presentan en el 2017. No volvieron los ovnis esa noche, concluye.

 







No hay comentarios:

Publicar un comentario